Estrategias para mejorar la asertividad en reuniones de trabajo del sector farmacéutico y de la salud

Comparte esta publicación:

Estrategias para mejorar la asertividad en reuniones de trabajo del sector farmacéutico y de la salud

En el sector farmacéutico y de la salud, las reuniones de trabajo son fundamentales para el avance de proyectos, la toma de decisiones y la comunicación efectiva entre los diferentes actores involucrados. Sin embargo, en ocasiones, estas reuniones pueden resultar complicadas debido a la diversidad de perspectivas, intereses y jerarquías presentes. En este artículo, exploraremos consejos prácticos y estrategias para mejorar la asertividad en las reuniones de trabajo, permitiendo una comunicación más efectiva y colaborativa.

Preparación previa

Antes de cualquier reunión, es crucial realizar una preparación adecuada. Esto implica conocer el tema a tratar, recopilar información relevante y establecer objetivos claros. Además, es importante identificar los puntos que se desean discutir y tener en cuenta posibles preguntas o comentarios que puedan surgir. Una buena preparación aumentará la confianza y permitirá expresarse de manera más asertiva. Algunos aspectos importantes que se deben tener en cuenta durante esta etapa son:

Conocer el tema a tratar: Antes de la reunión, es fundamental adquirir un conocimiento profundo sobre el tema que se discutirá. Esto implica investigar y recopilar información relevante, como datos estadísticos, investigaciones científicas, normativas o políticas vigentes relacionadas con el tema en cuestión. Esta preparación permitirá aportar ideas fundamentadas y contribuir de manera significativa a la discusión.

Establecer objetivos claros: Es esencial definir los objetivos que se desean lograr durante la reunión. Esto puede incluir la toma de decisiones sobre un proyecto, la identificación de obstáculos a superar o la generación de ideas para el desarrollo de nuevos productos o servicios. Al establecer metas claras, se facilita la comunicación y se enfoca la participación de manera efectiva.

Identificar puntos de discusión: Anticiparse a los puntos de discusión que pueden surgir durante la reunión es una estrategia valiosa para una participación asertiva. Analizar posibles puntos de vista divergentes o preguntas frecuentes puede ayudar a preparar respuestas y argumentos sólidos. Además, estar listo para cuestionamientos o críticas permite responder de manera adecuada y mantener el enfoque en los objetivos establecidos.

Revisar antecedentes y contextos: Conocer el contexto en el que se desarrollará la reunión y los antecedentes relacionados con el tema es fundamental. Esto incluye revisar informes, resultados de investigaciones previas, acuerdos o compromisos previos, entre otros. Esta información le permitirá comprender mejor los puntos de vista de los demás participantes y contribuir de manera más efectiva a la discusión.

Planificar la participación: Antes de la reunión, es beneficioso planificar cómo se participará activamente. Esto puede incluir la elaboración de preguntas relevantes, la identificación de oportunidades para compartir experiencias o casos de éxito, o la preparación de argumentos sólidos respaldados por ejemplos concretos. Tener en cuenta estos aspectos ayudará a aprovechar al máximo el tiempo de la reunión y a lograr una participación asertiva.

Escucha activa

Durante las reuniones, es fundamental practicar la escucha activa. Esto implica prestar atención a los demás participantes, evitando interrupciones y mostrando interés genuino en lo que están expresando. La escucha activa facilita la comprensión de diferentes perspectivas y promueve un ambiente de respeto y colaboración.

Respeto y empatía

La asertividad implica respetar las opiniones y perspectivas de los demás, incluso si difieren de las propias. Es importante evitar el uso de un tono condescendiente o despectivo, y en su lugar, buscar entender el punto de vista de los demás. La empatía permite establecer un ambiente de confianza y colaboración, fomentando una comunicación más efectiva.

Control emocional

El control emocional es un aspecto fundamental durante las reuniones de trabajo en el sector farmacéutico y de la salud. Aquí se exploran algunos consejos para manejar las emociones de manera efectiva:

Reconocer y validar las emociones: Es importante reconocer y validar las propias emociones antes de la reunión. Esto implica identificar cómo nos sentimos y aceptar que es normal experimentar emociones como la frustración, el enojo o el estrés en situaciones laborales. Reconocer y validar estas emociones nos ayudará a abordarlas de manera adecuada y evitar que nos dominen durante la reunión.

Practicar la autorregulación emocional: La autorregulación emocional implica ser consciente de nuestras emociones y ser capaces de controlarlas y canalizarlas de manera positiva. Durante la reunión, es importante respirar profundamente y tomarse un momento para reflexionar antes de responder en situaciones tensas. Esto nos permitirá mantener la calma y responder de manera asertiva, evitando reacciones impulsivas o agresivas.

Utilizar técnicas de relajación: Antes y durante la reunión, es beneficioso utilizar técnicas de relajación para reducir el estrés y la ansiedad. Esto puede incluir practicar la respiración profunda, realizar ejercicios de relajación muscular o visualizar imágenes positivas. Estas técnicas nos ayudarán a mantener la tranquilidad y a enfrentar la reunión de manera equilibrada y asertiva.

Cambiar la perspectiva: En momentos de tensión, es útil cambiar nuestra perspectiva y enfocarnos en el objetivo común de la reunión. Recordar que todas las personas presentes comparten un interés en común, como el bienestar de los pacientes o el éxito de un proyecto, puede ayudarnos a mantenernos enfocados y a evitar que las emociones interfieran en la comunicación asertiva.

Buscar apoyo externo: En casos en los que las emociones sean abrumadoras, es beneficioso buscar apoyo externo. Esto puede ser hablar con un colega de confianza antes o después de la reunión, o incluso buscar el apoyo de un profesional de la salud mental. Compartir nuestras preocupaciones y emociones con alguien puede ayudarnos a obtener una perspectiva diferente y a encontrar estrategias adicionales para manejar las emociones durante las reuniones.

Temas relacionados

Compartir publicación

Suscríbete gratis y obtén estos y muchos más beneficios:

Creación de cuenta de usuario

Al crear tu cuenta de usuario disfrutarás de los siguientes beneficios

Creación de cuenta de usuario

¡Gracias por suscribirse!

Hemos recibido tu suscripción, enviaremos un correo electrónico de bienvenida y pronto recibirás más novedades sobre el empleo de salud.