¿Reconoces las habilidades de comunicación más valoradas en el sector salud?

Comparte esta publicación:

¿Reconoces las habilidades de comunicación más valoradas en el sector salud

En el sector de la salud, la comunicación efectiva es esencial para brindar un cuidado óptimo a los pacientes y lograr un entorno de trabajo colaborativo. Tener habilidades sólidas de comunicación no solo mejora la relación médico-paciente, sino que también fortalece la interacción con colegas y permite gestionar situaciones de crisis de manera más efectiva, tanto al interior como al exterior de las compañías que hacen parte de esta área profesional.

A nivel general, las habilidades de comunicación son aptitudes de alto valor dentro de los entornos laborales. En primer lugar, la comunicación efectiva facilita la transmisión clara y precisa de información entre colegas, departamentos y equipos de trabajo, de esta manera, todos los miembros se mantienen alineados sobre las tareas en desarrollo, los proyectos en curso o finalizados y permanecen centrados en los objetivos de la compañía o institución de la que hagan parte.

En segundo lugar, las habilidades de comunicación sólidas fomentan relaciones laborales saludables y positivas. Cuando se trata de espacios de trabajo, incluso dentro del sector salud, la comunicación clara, respetuosa y amable promueve la colaboración, el trabajo en equipo y la resolución de conflictos de forma constructiva. Este aspecto resulta fundamental, ya que si se trata de escucha activa, permite responder con precisión y crea un ambiente de apoyo mutuo entre los colegas y superiores, mejorando la cultura interna del equipo o la institución.

En tercer lugar, la comunicación efectiva también juega un papel crucial en la satisfacción y retención de los empleados. Los profesionales que se sienten escuchados, comprendidos y valorados tienden a estar más comprometidos con su trabajo y tienen una mayor satisfacción laboral. En un campo tan competitivo como el de la salud, resulta importante entablar diálogos honestos y transparentes sobre las expectativas, desafíos y oportunidades de desarrollo profesional, posibilidades de investigación (si aplica) o cambios a los que se deba estar atento. Todo esto hace parte de la motivación de cada empleado, así como del crecimiento personal y profesional dentro de las organizaciones.

Claves para una comunicación eficaz entre médicos y pacientes:

Cuando se trata de habilidades de comunicación, el mejor ejemplo es la relación que se entabla entre los médicos y los pacientes. En estos casos, las capacidades del profesional de la salud van más allá del diálogo o de la entrega de instrucciones precisas; en realidad, se trata de mantenerse dispuesto a escuchar las dudas y comentarios, comprender las necesidades emocionales de los pacientes y transmitir empatía y compasión.

Un profesional de la salud con habilidades de comunicación bien desarrolladas puede ayudar a reducir la ansiedad y el estrés de los pacientes, aumentar su confianza en el proceso de atención médica y mejorar los resultados del tratamiento. En Empleosalud compartimos varias de las estrategias más importantes:

Al hablar de escucha activa, los médicos en cualquier nivel de atención, deben recordar que se trata de una habilidad imprescindible. Se trata de mostrar interés genuino en las preocupaciones que expresen los pacientes y familiares, mantenerse atento a toda la información entregada para que ningún detalle pase desapercibido (y que en muchos casos es de suma importancia para los tratamientos o los cuidados) y ser empático con la situación individual de cada persona que llega al consultorio.

La actitud que adopta el médico también se entiende como su capacidad de comprensión de las necesidades emocionales, lo que ayudará a los pacientes a sentirse valorados y a motivarlos para que regresen a los chequeos habituales o no abandonen los tratamientos, mucho más cuando éstos requieren largos periodos de tiempo.

Además de escuchar activamente, los profesionales de la salud deben ser capaces de comunicarse de manera clara y sencilla con las personas que se acercan a su consulta. En la relación médico-paciente es importante evitar la jerga médica en exceso, pues los términos desconocidos son incomprendidos o entendidos a medias. La información debe presentarse de manera organizada y estructurada, asegurándose de que los pacientes tengan la oportunidad de hacer preguntas y aclarar cualquier duda que puedan tener sobre el diagnóstico, los pasos a seguir y las alternativas que se ofrecen para asegurar el bienestar y mejorar el estado de salud.

Otro elemento fundamental que suele pasar desapercibido es la comunicación no verbal. Dentro de las habilidades de comunicación efectivas, los gestos y la posición corporal desempeñan un papel fundamental en las conversaciones que se dan entre médico y paciente, pues son los preliminares a las novedades que se deben informar. Desde el punto de vista de las personas en consulta, el lenguaje corporal y las expresiones faciales pueden revelar signos de ansiedad, incomodidad o angustia, lo que permite al médico ajustar su enfoque y adaptar su comunicación para brindar un mayor apoyo emocional.

Mantener el contacto visual, adoptar una postura abierta y sonreír de manera amigable pueden ayudar a establecer un ambiente cálido y acogedor en el consultorio o en los espacios típicos de las áreas de la salud (hospitales, enfermerías), cuyas asociaciones no siempre son positivas para los pacientes o familiares. Al prestar atención tanto a la comunicación verbal como a la no verbal, los médicos pueden brindar una atención más integral, personalizada y centrada en las necesidades del paciente, el principal objetivo de los profesionales.

Cómo comunicarse de manera efectiva con otros profesionales de la salud:

Un entorno de trabajo colaborativo y eficiente depende en gran medida de la comunicación efectiva entre los profesionales de la salud, en especial cuando su labor se realiza en diferentes áreas. Algunos de los elementos fundamentales para que sea efectiva son la retroalimentación constructiva, la apertura a nuevas ideas o propuestas y la claridad en los momentos de reunión o toma de decisiones.

En los entornos laborales, más aún en el campo sanitario, la claridad en la comunicación entre profesionales de la salud implica transmitir información de manera precisa, concisa y comprensible. Los profesionales sanitarios deben tener la capacidad de presentar la información de forma estructurada, argumentada y basada en datos recientes (pues las fuentes se actualizan de manera permanente); por supuesto, también es vital considerar otros aspectos como los procesos administrativos, los enfoques adoptados por las organizaciones y los casos particulares que demandan mayor atención.

La falta de claridad puede conducir a malentendidos, errores en la interpretación de la información y, en última instancia, a decisiones incorrectas que pueden afectar negativamente tanto la prestación de servicios para los pacientes, como el clima laboral de una o varias áreas de la compañía.

Para las instituciones, otra de las habilidades más valoradas es la retroalimentación constructiva entre médicos (sin importar su rango) y la extensión hacia los equipos de trabajo. En la práctica, bien sea clínica o administrativa, proporcionar y recibir comentarios sobre el ejercicio profesional, las ópticas adoptadas (ventajas o desventajas) ayudan a mejorar el desempeño de quien los recibe y a su vez, a fortalecer los aspectos que requieran ser optimizados o agilizados.

Pero no son las únicas ventajas: para expertos en selección de personal, las retroalimentaciones son espacios ideales para detectar las fortalezas, tanto a nivel individual o colectivo y fortalece la colaboración entre los miembros del equipo. A nivel profesional, también es una oportunidad para mantener el aprendizaje continuo y las innumerables ventajas que esto representa, no solo para los profesionales de la salud sino para los pacientes que son atendidos.

No menos importante es la apertura hacia las nuevas ideas, mucho más cuando el sector de la salud está estrechamente relacionado con la ciencia, la tecnología y la innovación. Los médicos y otros profesionales de la salud deben sentirse cómodos al expresar sus ideas, opiniones y preocupaciones. Esto implica escuchar activamente a los colegas, respetar sus puntos de vista y estar dispuestos a considerar diferentes perspectivas, promoviendo la toma de decisiones informadas y estableciendo una ruta a seguir para las acciones que se integren, bien sea de manera puntual o progresiva.

Si llegaste hasta aquí, no olvides que las habilidades de comunicación son un complemento fundamental para médicos y tomadores de decisiones en el sector salud. Al invertir tiempo y espacios en su fortalecimiento, los profesionales pueden mejorar la calidad del cuidado, fortalecer las relaciones interprofesionales y proporcionar una atención centrada en el paciente; en última instancia, la comunicación efectiva es la base para un sistema de atención médica más humano y compasivo.

Temas relacionados

Compartir publicación

Suscríbete gratis y obtén estos y muchos más beneficios:

Creación de cuenta de usuario

Al crear tu cuenta de usuario disfrutarás de los siguientes beneficios

Creación de cuenta de usuario

¡Gracias por suscribirse!

Hemos recibido tu suscripción, enviaremos un correo electrónico de bienvenida y pronto recibirás más novedades sobre el empleo de salud.